¿Son los tatuajes beneficiosos para la salud?

Estudio de la Universidad de Alabama, Estados Unidos, asegura que hacerse grabados en la piel contribuye al fortalecimiento del sistema inmunológico.

Entre más tatuajes tenga una persona, menos sufrirá de afecciones como la gripa y los resfriados.

Así lo afirma una investigación realizada por la Universidad de Alabama, Estados Unidos, en la que científicos comprobaron que al tatuar la piel se fortalece el sistema inmunológico.

Para el desarrollo del estudio se tomaron muestras de saliva y de sangre a un grupo de 30 sujetos, mitad de ellos sin tatuajes y los otros ya con grabados en la piel, antes de que se sometieran a un proceso de tatuado.

Luego de haber sido intervenidos y de analizar las muestras, los investigadores descubrieron que los niveles del anticuerpo inmunoglobulina A bajaban en aquellos que por primera vez se tatuaban, a causa del aumento de cortisol, la hormona del estrés. En cambio, quienes ya tenían dibujos en su piel solo sufrían una mínima caída del anticuerpo que ayuda a combatir las infecciones comunes.

Dado el experimento, los científicos concluyeron que tatuarse impulsa el desarrollo de un umbral más alto de resistencia para el sistema inmunológico. “El cuerpo se estresa y los anticuerpos disminuyen, pero esto tomará nuevamente un equilibrio. En ese momento, el organismo realiza un reajuste. El sistema inmunológico aprende a defenderse de los contaminantes que recibe del tatuaje y se refuerza”, asegura el director de la investigación, Christopher Lynn.

Para explicar de una forma más sencilla el fenómeno que ocurre con los tatuajes, los estudiosos comparan el resultado del informe con el progreso que alguien logra tener al hacer ejercicio con frecuencia. “Puede que una persona se agote y sufra la primera vez que haga ejercicio. Pero, cuanto más lo haga, más fuerte será su cuerpo y se volverá más resistente”, reitera Lynn.

 La modelo y actriz australiana Ruby Rose ha reconocido perder la cuenta de sus tatuajes.

¿Qué dicen los expertos?

El infectólogo samario Manuel Caicedo avala la comparación que se hace en la investigación, publicada en el American Journal of Human Biology, entre hacer ejercicio y tatuarse.

El especialista en infectología afirma que, luego de varios días de estar yendo al gimnasio, los músculos se van fortaleciendo. “Estos se acostumbran a la carga de trabajo y empiezan a crecer. Con los tatuajes parece que pasa algo similar; cada uno de los tatuajes obliga a los glóbulos blancos y a los leucocitos a ser más efectivos. Así, los anticuerpos reaccionarán mejor ante las infecciones”, sostiene Caicedo.

Carolina Fernández es una joven de 25 años que ha tomado su cuerpo como un lienzo y actualmente luce 14 tatuajes en él. La también diseñadora de interiores cuenta que cuando era menor solía sufrir mucho de gripa y de estrés por trabajos que le asignaban en el colegio. Sin embargo, ya no son tan frecuentes sus afecciones. “No conocía este efecto de los tatuajes, pero ahora sí caigo en cuenta de que me enfermo muy rara vez desde que los tengo. Ahora sorporto mejor que antes”, reitera Carolina.

A pesar de la afirmación de esta joven, la reconocida especialista en medicina preventiva, Sylvie Stacy, no está convencida de los resultados del estudio.

La estadounidense argumenta que fueron pocos los individuos que participaron en el informe y que, además, solo dos de las sustancias que trabajan con el sistema inmune son las analizadas en la investigación.

“Yo no animaría a las personas a hacerse un tatuaje solo para beneficiar su sistema inmune. Hacerse un tatuaje conlleva otros riesgos significativos como infecciones y cicatrices. Es muy poco probable que estos riesgos compensen cualquier mejora que pueda producirse en la respuesta del sistema inmune”, enfatizó la especialista en entrevista con el diario Huffington Post.

Al igual que Stacy, el médico barranquillero Rafael López no recomienda realizarse grabados en la piel para no sufrir de gripas o resfriados. Para este infectólogo, las afecciones cutáneas que puede acarrear un tatuaje son “muy preocupantes” en comparación con una gripa. “Hay muchas personas que padecen afecciones y que no saben que estas pueden empeorar al realizarse un tatuaje”, plantea López, mientras cita enfermedades como la dermatitis, la psoriasis y la diabetes.

El futbolista sueco Zlatan Ibrahimovic se tatuó cerca de 50 nombres de desconocidos para concientizar sobre el hambre en el mundo.

Xiomara Riaño, comunicadora social y periodista de 23 años de edad, tiene tatuadas tres imágenes en su piel. Una de ellas es una gata y fue el primer tatuaje que se hizo a los 18 años. Ella asegura que cada grabado refleja parte de su personalidad, anhelos y sueños por realizar. “No sé si los tatuajes aumentan mis defensas frente a las infecciones, y sí es así, bienvenido sea. Pero, al igual que los piercings, son una forma de expresarse, sentirse en libertad y de mostrar nuestros gustos”, expresa Riaño.

Para Natalia Vargas, estudiante de Derecho, no es necesario tatuarse para conseguir un sistema inmunológico eficiente. La joven de 21 años asegura que para tener una buena salud lo más importante es la buena alimentación. “Y también hacer ejercicio físico a diario. Yo tomo vitaminas y me siento muy bien, muy poco me enfermo”, afirma.

La dermatóloga Adriana Vásquez no cuestiona el hallazgo realizado por la Universidad de Alabama, pero sí tiene reparos con los establecimientos que ofrecen servicios de tatuajes.

Para la especialista, la primera vez que el organismo es expuesto a virus por la realización grabados tarda un tiempo en reconocer las bacterias invasoras y descubrir cómo atacarlas.

“Durante ese tiempo se puede generar una fuerte infección o alergias. En un proceso de grabado también se puede contraer sida o hepatitis, al no tener las medidas de precaución exigidas”, puntualiza.

Procedimiento para hacer un tatuaje

La zona del cuerpo sobre la que se realizará el grabado o tatuaje debe ser limpiada y desinfectada. Luego, sobre el papel hectográfico, el tatuador dibujará el diseño deseado por el cliente. Después, el profesional presionará este papel sobre la piel hasta que el dibujo quede pintado sobre ella. Una vez definido el diseño en la zona del cuerpo que se desea tatuar, se alistan las agujas estériles, con la tinta para tatuar incorporada. Al terminar el tatuaje, la piel debe ser nuevamente limpiada y debe colocarse una venda. Todo el procedimiento anterior debe ser llevado a cabo por un profesional y en un sitio adecuado para ello.

Los grabados y el aumento del autoestima

Existe una “fuerte correlación” entre tener varios tatuajes grabados en la piel y el que las mujeres, sobre todo universitarias, gocen de una alta autoestima. Así lo determinó una investigación realizada recientemente por la Universidad Tecnológica de Texas, Estados Unidos, en la que fue analizado el grado de autoestima que poseían alrededor de 2.395 mujeres en edad universitaria –de 18 a 26 años– entre las que se encontraban jóvenes tatuadas y no tatuadas.

Este estudio, encabezado por el profesor Jerome Koch, y titulado ‘Tatuajes, género y bienestar entre los universitarios estadounidenses’, arrojó que hay un vínculo entre el creciente número de tatuajes en una mujer, la depresión, las ideas e intentos de suicidio y su nivel de autoestima. Las jóvenes que tenían tres o más tatuajes mostraron mayores niveles de autoestima, a diferencia de las que no tenían grabados en su cuerpo, asegura el informe. Sin embargo, quienes llevaban grabados en su piel también “tenían una elevación significativa en sus informes de uno o varios intentos de suicidio”, aseguró Koch. Para el estudio los desarrolladores evaluaron por casi cinco años la connotación de los tatuajes y ‘piercings’, y su reincidencia en mujeres universitarias de seis instituciones públicas del país norteamericano. Los resultados llevaron a la conclusión de que, posiblemente, los tatuajes sirven como mecanismo de curación para las mujeres que desean superar una época difícil de sus vidas, “mediante el tatuado, la reivindicación con sus cuerpos y el aumento de su autoestima”.

Comentarios

comments